Recreando el fenómeno del tercer hombre en laboratorio |

Domingo, 19 de Noviembre de 2017 \ Edición España

'A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.'(Carl Sagan)



Recreando el fenómeno del tercer hombre en laboratorio

Escáner

El fenómeno del tercer hombre es , según los testigos, la aparición de un ser-ente-persona que se aparece en situaciones extremas  de vida o muerte y  que ayuda a las víctimas a sobrevivir. Bien insuflándoles ánimo bien indicándoles un camino para poder salvarse.  Durante toda la historia se han dado casos de la aparición de esta misteriosa figura. Desde  que Ernest Shackelton hablara sobre esta extraña presencia durante su expedición a la Antártida en 1916, hasta los testimonios de vícitimas del 11 de Septiembre que hablaban de figuras que les guiaban a la salida a través de las llamas. ¿Pero que son? ¿Existen realmente o es producto de la mente humana? Estas son algunas de las preguntas que han intentado responder unos científicos recreando en laboratorio la presencia de este tercer hombre.

Según reza la noticia publicada en la web gizmag.com unos investigadores pertenecientes a  la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) han conseguido inducir la sensación de una  presencia “fantasmal” en la mente de sujetos completamente sanos. Giulio Rognini ( quien dirigió el estudio)  y el resto del equipo  de investigación de Olaf Blanke (Director del Centro para Neuroprótesis) comenzaron investigando sobre el cerebro  de 12 pacientes con trastornos neurológicos que según decían habían sentido este tipo de presencias. Al comparar los resultados de los escáneres cerebrales de resonancia magnética con los del grupo de controlo se dieron cuenta que los pacientes con trastornos sufrían interferencias en tres regiones corticales : la corteza insular, parietal- corteza frontal, y la corteza temporo-parietal del cerebro, región que se asocia  con las habilidades de auto-conciencia y sensorio motoras corporales.

Escáner

Escáner. Foto: Current Biology

Los investigadores entonces diseñaron un robot que trataba de estimular esta región del cerebro. Para ello construyeron  una máquina donde el sujeto con los ojos vendados  colocaba su mano en la  parte posterior  de la máquina  y esta reproducía con toda exactitud  sus movimientos en un brazo robótico situado a su espalda. Cuando los investigadores introdujeron una latencia entre los movimientos producidos por el sujeto (que no conocía la finalidad del experimento) y  los recreados por la máquina,  se distorsionó  la percepción de la personas. En apenas unos minutos se había  generado la impresión en esos  sujetos sanos, de la presencia de hasta cuatro personas alrededor suya que en realidad no estaban.

máquina extrasensorial

Representación del funcionamiento de la máquina. Foto: Current Biology

 

“Para algunos, la sensación era aún tan fuerte que le pidieron detener el experimento”. Comenta el propio experimentador.

¿Pero por qué se produce esta disociación?

“Nuestro cerebro posee varias representaciones de nuestro cuerpo en el espacio […] En condiciones normales, es capaz de armar un auto-percepción unificada del yo a partir de estas representaciones Pero cuando el sistema funciona mal a causa de la enfermedad -. O, en este caso, un robot – esto puede a veces crear una segunda representación de la propia cuerpo, que ya no se percibe como ‘yo’ , sino como alguien más, una ” presencia “”.dice Rognini

El experimento resultaría interesante para explicar los fenómenos de apariciones tanto visuales como auditivas de algunos pacientes con esquizofrenia.  Esta sería en principio la finalidad del experimento. No obstante el caso de que las personas sanas también puedan tener este tipo de sensaciones puede implicar que las apariciones de testigos aparentemente sanos en realidad fueran producto de su propia mente.

“Nuestro experimento induce la sensación de una presencia extraña en el laboratorio por primera vez. Se demuestra que puede producirse en las condiciones normales, simplemente a través de señales sensoriales-motoras en conflicto [….]El sistema robótico imita las sensaciones de algunos pacientes con trastornos mentales o de personas sanas en circunstancias extremas. Esto confirma que es causada por una percepción alterada de su propio cuerpo en el cerebro “. Dijo Blanke.

Existen otras investigaciones donde se ha experimentado  la sensación extra-corporea del sujeto  a través de unas gafas de realidad aumentada conectadas a una cámara detrás suya y con un robot parecido al del experimento de Blanke.  La puerta ahora está abierta al debate. ¿Son realmente esas apariciones  fruto de la mente al someterse a una situación extrema o únicamente responde a un mal funcionamiento de los circuitos cerebrales ? Sólo el tiempo y quizás la ciencia podrán aclarar este misterio.

El artículo original aparece en EPFL. También aparece un artículo publicado  en revista Current Biology.