Presentación La Pirámide Inmortal – Javier Sierra |

Domingo, 19 de Noviembre de 2017 \ Edición España

'¡El misterio! Sí, un misterio profundo nos envuelve. Cuanta más luz, más misterio.'(Thomas Carlyle)



Presentación La Pirámide Inmortal – Javier Sierra

Javier Sierra firmando

Javier Sierra (Teruel 1971) se encuentra en plena gira promocional de su última novela “La pirámide Inmortal“. Una versión revisada de  “El secreto Egipcio de Napoleón” que esta siendo muy bien recibida entre el público general. Aprovechando la coyuntura,  Noticias del Misterio a acudido a  una de estas charlas para tratar de saber más de la novela, sus personajes y por su puesto, su autor.

Siempre es un lujo escuchar a Javier Sierra . Es ese tipo de personas que con tan sólo un par de frases puede  hacernos viajar con la imaginación. Es sencillo. Tan sólo basta con relajarse, escuchar y dejarse llevar. Antes de comenzar, pide dejar la sala de conferencias  de la  Biblioteca Eugenio Trías a oscuras. Dice que así, se puede crear la atmósfera de cueva que a él le gusta. La noche ha caído y para Javier ha llegado la hora de contar historias.

Javier Sierra en un momento de la conferencia.

Javier Sierra en un momento de la conferencia.

El viaje comienza con una invitación a reflexionar.

“Nosotros identificamos siempre la lectura con letras puestas sobre un soporte.  Letras sobre papel, sobre piedra , sobre barro…Y es verdad la escritura es una fase  muy importante, es fundamental para la lectura. Pero antes de inventarse  la escritura había un medio de contar historias. Ese medio de contar historias fue muy potente pero lo hemos ido olvidando con el curso de los siglos, especialmente con la alfabetización. Ese medio de lectura al que me refiero son los símbolos.  “

La sala permanece en silencio atenta a las palabras que  Javier , cuyo perfil solo se intuye entre las sombras. Tengo la sensación de que no soy el único que se encuentra en una cueva escuchando al chamán contar  una historia. Una energía invisible se ha apoderado del espacio como una especie de campana de irrealidad nos envolviera. Continua hablando sobre los  símbolos y como estos en el transcurso  de la historia han perdido su significado. Las  arquivoltas de las antiguas catedrales que antes servían para indicar los cambios de estación gracias a la luz  han  pasado a meros ornamentos para el ojo del no iniciado. No obstante, en la actualidad,  nosotros hemos creado nuevos símbolos que nos rodean por todas partes.

Napoleón permanece un año entero en Egipto en una camapaña militar que le llevó a conquistar el país de los faraones. Al volver a Francia, transformado, realiza el golpe del estado que le convertirá en emperador.

“Quien comprendió la potencia simbólica que tenía Egipto por primera vez en la historia moderna  fue este hombre, Napoleón Bonaparte. “

La imagen de un gran cuadro aparece proyectado en la pantalla. Es un cuadro encargado por el ya emperador Napoleón donde aparecen varios símbolos la mar de interesantes y que reflejan el interés que  tenía con que se le identificara como una especie de deidad. Un elegido.Un predestinado.  Incluso su madre lo veía así, un neo-apolo, un nuevo apolo (y Javier nos dice que nos fijemos en la corona que lleva en su cabeza). En la parte inferior del cuadro de Jean Auguste Dominique también aparecen varios detalles interesantes. En la parte izquierda unos signos zodiacales, un fénix y la forma en la que los pies no pisan el suelo.  Si miramos en la parte superior,en su capa aparece un nuevo símbolo, la abeja.

napoleon

JEAN AUGUSTE DOMINIQUE (1806 )

Miro intrigado el cuadro. De hecho, si bien conocía el cuadro, reconozco que se me había pasado totalmente desapercibido los detalles.  Sierra explica cómo el zodiaco indicaría la predistinación que Napoleón creía tener de sí mismo. El fénix era un símbolo muy utilizado en época egipcia, así como el hecho de que sus pies no estuvieran en contacto con el suelo era una representación común en las deidades egipcias. Pero lo que realmente me deja completamente anonado es el símbolo de la abeja, que resultaría ser …

signo de deidad

“La abeja en realidad es un signo de realeza en el antiguo Egipto. Los antiguos faraones cuando inscribían su nombre en los cartuchos que se ven hoy en los  templos y en las tumbas siempre los precedían de un junco y una abeja.Señal de que eran reyes del alto y el bajo Egipto. Y él adopta ese símbolo de realeza primitivo, prehistórico casi,  a su imperio.¿Porqué? Indudablemente  por la influencia que ejerció por su paso por Egipto[…] “

abeja detalle

abeja detalle

Pero  las similitudes con la cultura Egipcia continúan y seguimos viajando a través de Paris y su historia para ir descubriéndolas. Llegamos al punto en el que el autor reflexiona sobre todo esto.

“Algo pues impactó tremendamente en la imaginación de Napoleón.”

Al llegar a Egipto en 1798  Nelson hunde los 300 barcos con los que Napoleón había llegado a Egipto y le dejó aislado. Durante  ese año Napoleón encarga al grupo de sabios que le acompañó en su campaña  una radiografía del país. Napoleón aprovecha para visitar los recintos antiguos, coleccionar objetos… Y además hace algo muy sorprendente.

“En en agosto de 1799 hace algo que es lo que a mí me pone a escribir esta novela, algo que es muy sorprendente.  A su regregos  al cairo, después de una serie de escaramuzas que tiene en tierra santa, Napoleón decide pernoctar a solas en el interior de la gran pirámide. Hace una visita aquel 12 de Agosto de 1799  acompañado de su sequito de generales y de sabios y de un grupo de otomanos. Entra en la cámara del rey donde está el sarcófago que es la única pieza de mobiliario que hay en esa habitación. Es un sarcófrago de 2.30m  de largo por 1m de ancho y cuando está allí pide que se vaya todo el mundo. Siete horas más tarde Napoleón emerge.  Es ya la madrugada del 13 de agosto de 1799.  Solo sabemos lo siguiente. Sólo sabemos que ha debido pasar  una mala noche.  El está pálido, turbado, sus hombres se le acercan. Le preguntan sire, que le ha sucedido. Y Napoleón respondió: “Aunque os lo contara, no me ibais a creer”. Claro con una contestación como esa , yo me puse en guardia. ¿Cómo que aunque lo contara no le ibamos a creer ? ¿Qué es lo que le pasó a Bonaporte  en aquellas horas de soledad en el interior del monumento más impresionante del mundo antiguo ? […] “

J-B-Madou-LA-VIE-DE-NAPOLEON-1827

JB Madou – LA VIE DE NAPOLEON – 1827

No se si el lector se ha dado cuenta ya, que la forma con la que Javier se expresa es tan cautivadora que aún leyendo sus palabras, la imaginación queda atrapada. Siento que me encuentro como un espectador ante la entrada de la gran pirámide,  observando a un hombre tambaleante se dirige a sus hombres, pronuncia esa frase tan dilapidaria  y luego se aleja en la noche del desierto. Estoy allí. Lo veo. Y junto a mí el resto de personas que asistimos a la conferencia. Para mí es algo tan mágico como lo que le ocurrió a Napoleón en la pirámide.

“Cuando yo me enfrento al proceso de documentación de esta novela tropiezo  con un obstaculo que durante mucho tiempo se me antojó praticamente insalbable. Napoleón escribía mucho [..] pero de aquella noche no hay ni una sola línea. No escribió a su mujer, no redacto nada, no dejó ninguna impresión. Y si fuera poco, cuando al final de sus días en Santa Elena, exiliado, es interrogado por su biógrafo al respecto de la experiencia en la gran pirámide, rechaza hablar de ese asunto. Pasa página. Al no haber documentación sobre esa cuestión a mí se me ocurre algo. Yo soy de Teruel, así de bruto, lo que se me ocurre ya que el no lo cuenta, la única solución que a mí me queda es imitarle. “

A continuación Javier nos relata los detalles de su experiencia. Un joven reportero de 26 años que va en busca del reportaje de su vida pero que se encuentra con algo más. Un algo que quizás también sufrió Napoleón y que le serviría como inspiración para poder escribir su novela. Una vez más, nos unimos en un viaje imaginario acompañando a un joven Javier al interior de la gran pirámide. Sin haber comprobado previamente las pilas de su linterna, el intrépido reportero se encuentra en medio de la oscuridad más absoluta (la iluminación en la sala es ahora más importante que nunca para ponernos en situación)  y en una completa soledad.

“En esa tiniebla, al cabo de hora y algo, calculo yo más o menos, siento que empiezo a perder el control sobre el contorno de mí cuerpo. No sé donde termina mi cuerpo y donde empieza la oscuridad. Mi grado de excitación es máximo porque claro yo voy detrás de Napoleón, conozco las historias de la pirámide, he escuchado leyendas de todo tipo[…] yo no puedo dormir. […] Siento por lo tanto que comienzo a disolverme en la oscuridad como un azucarillo en una taza de café negro[…] “

sarcófago

Pasan las horas y  comienza a desesperarse. Llegado a un punto palpa las paredes hasta llegar al sarcófago de piedra y se introduce dentro. Una vez en su interior y poco a poco siente, que el sarcófago parece tener sus medidas. Algo que le trae a la memoria parte del mito de Osiris contando por Plutarco.

” Seth tiene un cofre elaborado para adaptarse a las medidas exactas de Osiris y, luego, en un banquete, declara que va a dar el ataúd como regalo a cualquiera que encaje dentro de él. Los invitados se recuestan al interior del féretro, pero ninguno cabe dentro excepto Osiris. Cuando se acuesta en él, Seth y sus cómplices cierran de golpe la cubierta, la sellan y lo echan al Nilo. “ (Wikipedia)

Osiris muere. Isis encontrará el féretro y con mágia revive  a Osiris temporalmente y hace el amor con él  y se queda embarazada de Horus. Horus vengará la muerte de su padre y matará de Seth.

Edfu

Horus luchando con su tío Seth en forma monstruosa. Foto: Wikipedia

“Cuando yo me tumbo en el sarcófago de la cámara del rey de la gran pirámide  y veo que el sarcófago me queda bien, me acuerdo de quien, de Seth. Y doy un respingo que no se pueden ustedes  imaginar. Aunque allí no había tapa, pero por si acaso. Pero de repente comprendo algo. Y si, la cámara del rey de la gran pirámide con ese sarcófago, donde no cabe un féretro, cabe un hombre , fue utilizada en la remota antigüedad  precisamente para eso. Para revivir el mito de Osiris[…]  “

Al cabo de muchas horas Javier siente voces que le llaman desde el fondo de la pirámide. Son las personas que le encerraron la noche anterior. Se dirige en la tiniebla hacia  la salida, mientras se golpea una y otra vez con el techo de 1.20 que conduce a la salida. Esto le produce dolor pero continúa caminando hacia una brecha de luz que ve al fondo. El autor describe el momento de esta manera mientras nosotros también tenemos la sensación de salir a la luz con él.

“Corro hacia esa salida. Salgo. Me da el golpe de aire de desierto en la cara. Y me siento, vivo. Por primera vez en mí vida , vivo. Y de repente comprendo. Lo que ha pasado allí dentro es que he muerto. De alguna manera  he pasado por un fenómeno que en el mundo antiguo tenía un nombre que es iniciación. La iniciación consistía en morir simbólicamente y renacer. Pero me doy cuenta de algo más. Salir de la pirámide por aquel conducto estrecho golpeándome, pasándolo mal, saliendo hacia la luz , se parece mucho al acto de nacer. Al acto de salir del útero de mí madre. En realidad estoy saliendo hacia la luz. Por eso hablamos, decimos, dar a luz. Porque en realidad sales a la luz. Y si lapirámide fue concebida como un mecanismo una máquina de iniciación. Con esa idea trato de ponerme en la piel de Napoleón Bonaporte y reconstruyo no solo las horas en las que el pernocta en ese lugar si no que también trato de recrear los momentos previos a su ingreso en la pirámide y porque toma la decisión de pernoctar allí. “

Una de las virtudes de Javier Sierra es que vive sus historias. Como dice una señora en la conferencia, en sus libros hay mucho de Javier. Y eso se nota en sus novelas. La pasíon no se puede disfrazar ni aparentar. O se tiene o no se tiene. Pero tiene que ser auténtica. Javier continúa contando una particularidad  que le sucede a Napoleón y que le llama poderosamente la atención. Napoleón divide sus tropas en dirección a Jerusalén dispuesto a llegar a la India, pero como finalmente ve inviable el plan y se detiene en Nazareth y el camino que toma de retorno hacia el Cairo no es otro que el que según los coptos es el que toman Jesús, José y María cuando salen de Israel. ¿Casualidad? El autor realiza una conexión de ideas dado que Jesús y Osiris son los únicos personajes de la antigüedad  que resucitan y para más inri al tercer día. Tal y cómo confiesa el autor, sobre la mesa de trabajo tiene una historia potente que contar. Pero, hay una gran pregunta que responder. ¿Por qué quiso Napoleón pernoctar en la gran pirámide? Es el propio Javier que nos ofrece la respuesta.

“La respuesta está en sus lecturas. Antes de viajar a Egipto Napoleón que  era un habido lector devoró varias biografías de sus héroes favoritos. Su héroes favoritos eran César y Alejandro [Magno]. César y Alejandro fueron señores de Egipto, los dos. De César y Alejandro, en Egipto se dice, que pasaron sus noches en la gran pirámide. Era la prueba de la pirámide, la prueba del valor. De enfrentarse a lo peor a lo que se puede enfrentar un ser humano que es a sus propios terrores, así mismo. Sí aquellos dos vencieron esa prueba porque no iba a poder hacerlo  Napoleón. Y Napoleón que era un hombre que sabía mucho de símbolos, como hemos visto en estos cuadros que antes he compartido con ustedes,quiso asociarse al símbolo por excelencia de Egipto que no es otro que la Gran Pirámide. Quizá ahí esté la explicación. Pero por supuesto, en el transcurso de ese drama pasan muchas cosas. Y lo que transformará Napoleón la experiencia de la pirámide es historia. El entra como general sale como Napoleón. Pero los detalles, los dramas, las pasiones, las cosas que le ocurrirán en esas horas antes y después tendrán que leerlas en la novela. Muchas gracias.”

Jacques-Louis_David

Jacques Louis David . Napoleón cruzando los alpes. En la parte inferior aparecen los nombre de Anibal, Carlo Magno y del propio Napoleón.

Las luces se encienden y nacemos al turno de preguntas confuso por la luz de los focos y esperando a que alguien rompa el hielo con la primera pregunta que es lanzada justo por  la chica que se sienta a mí izquierda.

P: ¿Cuá es el motivo que hayas rescrito entre comillas el libro que en un principio era  el secreto egipcio de napoleón y ahora hayas escrito este?

“El motivo es el siguiente. Hay un motivo muy profundo para haber hecho esto. El motivo es que de repente cuando la  editorial Planeta me pide el Secreto Egipcio de Napoleón  para republicarlo para rescatarlo yo les pido un margen para leerlo, por si hay corregir alguna cosilla menor y me doy cuenta de que se me ha pasado por alto algo importantísimo. Y es que en el secreto egipcio de napoleón ese hombre que busca la inmortalidad que es Napoleón no pone en marcha el mecanismo que hace que por ejemplo Osiris  milenios  antes sea inmortal.  Ese mecanismo es muy sencillo. Es el amor. Hablo mucho de muerte pero le faltaba el amor a la novela. Y como era tan importante el mensaje  que tenía que transmitir a ese respecto , que no les voy a detallar porque evidentemente lo encontrarán en la obra, decidí reformar  la novela al completo. Me dí cuenta también de otra cosa. Lo cuento en una nota al final de la novela. Mí manuscrito original, yo la novela la titulé La pirámide inmortal y como subtitulo El secreto egipcio de Napoleón, pero no se que pájara me dio cuando la entregué al lector original que dije no, vamos a poner el secreto egipcio de Napoleón. En fin, un personaje importante. Me equivoqué. En realidad el protagonista de la novela no es Napoleón. El protagonista de la novela es la pirámide. Y el protagonista de la novela es la búsqueda. En este caso, la búsqueda de la inmortalidad. Y me dí cuenta de otra cosa más que para mí fue un rayo de sol. La literatura, la primera novela de la civilización de la historia es una novela en la que su protagonista también busca la respuesta a porque nos morimos. Es la epopeya  de Gilgamesh . Un relato de 5000 años de antigüedad donde un rey sumerio se da cuenta de que lo tiene todo pero le falta la vida eterna y emprende un viaje en busca de los dioses. Trasladándolo en el tiempo a Napoleón le pasó algo parecido y trasladándolo por supuesto en el tiempo y  con todas las enormes distancias que hay yo estaba escribiendo algo parecido. Y por eso decidí cambiar absolutamente  la obra y darle el sentido que quería. “

Una señora exclama entre el público que para ella el protagonista de la novela es el propio Javier. A lo que Javier contesta que bueno, todas sus novelas tienen gran parte de él. Y creo que es cierto. Muchas veces hay que saber leer entre líneas y descifrar la intención de la obra. Javier Sierra, en mí modesto parecer, intenta volcar sus inquietudes en sus obras. Y a la vez compartir sus descubrimientos con el lector. Le lleva de la mano y creo que al intentar estudiar algo para hacerlo más comprensible al lector, el mismo se explica, descubre e  investiga las cosas. Las novelas de Javier Sierra son una fachada de algo más profundo. Te puedes quedar con el exterior de la pirámide, pero hay mucho más si te metes dentro. Para la mujer que habla, cree que Javier es un iniciado y que además se inicia continuamente. No puedo estar más  de acuerdo.

Siempre me ha dado mucha vergüenza hablar en público, pero no puedo dejar de perder la oportunidad para preguntar al autor así que me levanto, cojo el micrófono y lanzo mí pregunta.

P:  A lo largo de la historia han sido varias las teorías que los investigadores han dado a la función que tenía la pirámide. Tumba, calendario, observatorio, estándar de medidas. Al final creo que la pirámide tiene el significado que el investigador busca. Me gustaría saber que significa para ti la pirámide.

Es una pregunta muy interesante porque se, o tengo más o menos claro  lo que no es la pirámide. No es una tumba, parece paradójico, pero no es una tumba. No se ha encontrado nunca un enterramiento, un resto de enterramiento, una inscripción funeraria. Todo eso no está. No se ha encontrado en la gran pirámide pero tampoco en las demás. En la pirámide de Micerinos por ejemplo se encontraron resto de una momia pero eran restos de época saíta, es decir, muy posterior. Mil y pico años posterior a su construcción. Por lo tanto fue un lugar que se reutilizó . Las pirámides reutilizaban, las tumbas se reutilizaban. Pero, ¿dónde está la tumba de Keops? No se ha encontrado. Luego, tenemos como marco de referencia para las tumbas de enterramiento de los faraones la tumba de Tutankamon, que es la única que ha llegado intacta a nosotros. Estamos hablando de la XVIII dinastía, mucho tiempo después de la construcción de las pirámides. En otro entorno cultural. Pero nos da una idea de como podrían ser los enterramientos reales. Tutankamon fue un rey minúsculo en importancia política me refiero, en Egipto. Y sin embargo es…. lo que ha llegado a nosotros. Fastuoso. Varios sarcófagos, lo recuerdan seguro, uno dentro de otro. A cada cual más precioso. Una máscara de oro impactante. Ajuar espectacular. Si quisiéramos colocar uno de esos sarcófagos de Tutankamon, el menor . El que está junto al cuerpo en el cofre que está en la Cámara del Rey de la Gran Pirámide no cabría. Da la sensación de que ese cofre de la cámara del rey es un cofre para usarlo. Para usarlo repetidas veces, no para dejar allí a un muerto. Y hay otro elemento más que es un elemento simbólico. Verán. La gran pirámide, ustedes han visto la planta antes con toda la red esta de galerías que tiene la mampostería. Esto es algo bastante singular de la gran pirámide. Casi todas las pirámides de Egipto tienen apenas una cámara subterránea y encima la montaña de piedras. Quizá una cámara al nivel de el horizonte digamos. Del suelo original de la pirámide. Y encima la montaña de piedras. Pero no toda esa complejidad. Si ustedes leen o miran, el libro de los muertos del antiguo Egipto , hay muchas versiones de ese libro de los muertos, hay una de ellas que se llama el Libro del Amduat que cuenta las peripecias de RA en las doce horas de la noche. Tiene que pasar una serie de pruebas. Como si fuera un videojuego. Como supermario, tiene que pasar por diferentes pruebas. Bueno, pues en la quinta hora del Amduat, hay representado en ese libro una pirámide. Flanqueada por dos esfinges. Y dentro de la pirámide unos pasillos que tienen la misma inclinación  que los pasillos de la gran pirámide.

amduat egiptologia.org

Cámara del sarcófago de KV 34 (Thutmose III).
Mitad izquierda Foto: egiptologia.org

Da la sensación viendo ese texto ese documento que la gran pirámide es una recreación en piedra de lo que está en el Libro del Amduat  que es el más allá. Es decir, de alguna manera la gran pirámide parece que es una maqueta del más allá. Si en la antigüedad, como parece, en la antigüedad el acceso a la pirámide se hacía a través de una puerta basculante , es decir no es que estuviera sellada, no es improbable suponer que la pirámide fue utilizada como quizá lugar de iniciación . De preparación del faraón o de quién fuera para su viaje eterno al más allá. Estaba, digamos, entrenándose, recorriendo los pasillos que luego veremos en el libro de los muertos, que son el más allá. Para mí eso es la pirámide. 

Tras un par más de preguntas termina la conferencia y comienza la firma de ejemplares. Me quedo con la sensación de querer saber más. De que la pirámide no ha dicho su última palabra y de que si lo pensamos bien, lo único que puede atravesar el espacio y el tiempo es el amor. De hecho convencido de que eso será lo que salve al mundo de la destrucción, pero ese es otro tema. Comprendiendo un poquito mejor el tema de la reescritura del libro me acerco a Javier, que atento siempre con los lectores, firma amablemente mi ejemplar. “que este libro te recuerde siempre que el mundo revela sus secretos… si sabemos preguntar.” No te preocupes Javier. Mí curiosidad no tiene límites.  Cierro el libro y veo su portada. Comprendiendo ahora que ella también está llena de símbolos y creo que no colocados por azar o por estética.

A continuación os dejo la charla íntegra.  Ya sabéis. Relajaos, escuchar y dejaros llevar por este chaman moderno.

Javier Sierra firmando

Javier Sierra firmando