Millonario admite presencia fantasmal en su mansión |

Viernes, 21 de Julio de 2017 \ Edición España

'A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.'(Carl Sagan)



Millonario admite presencia fantasmal en su mansión


John Caudwell, de 62 años, y fundador de la empresa Phones4U  ha declarado que el fantasma de un niño del siglo XVII habita en su flamante mansión valorada en  10 millones de libras (13.970.000€ aprox.).

Hace 20 años Jhon compró esta propiedad de cincuenta habitaciones y de nombre Broughton Hall, cerca de  Eccleshall (Stafford) por £ 800.000  , pero parece que el lugar escondía un oscuro secreto.

John Caudwell  frente a la mansión y presumiendo de helicópetero. Foto:Express

John Caudwell frente a la mansión y presumiendo de helicópetero. Foto:Express

Varios de los huéspedes que han pernoctado en el lugar dicen haber sentido como la cama vibraba e incluso han afirmado como una mano invisible les peinaba el cabello.  Y es que parece ser que la presencia del fantasma de un infante recorre las estancias de Broughton Hall. La historia según el propio Jhon sería la siguiente:

John Caudwell dentro de la casa. Foto: Express

John Caudwell dentro de la casa. Foto: Express

“El niño estaba solo en la casa.Todos los hombres habían salido de caza y los Cromwellians bajó la unidad.Él gritó: Estamos a favor del rey – y uno de los soldados levantó un mosquete y lo mató a tiros. Cayó en la Gran Galería, se metió en uno de los dormitorios y se desangró hasta morir.Cuenta la leyenda que, cada cierto tiempo, esas manchas de sangre resurgen.”

Vista exterior de la mansión. Foto:Express

Vista exterior de la mansión. Foto:Express

La mansión tiene una larga trayectoria histórica. Perteneciente a la familia Broughton desde el siglo XIII, la contrucción actual es de mediados del siglo XVI. En 1914 pasó a ser propiedad de  John Hall, un industrial de Midlands que amplió la propiedad así como restauró el edificio. Posteriormente en los cuarenta sirvió como colegio y en el año 1952 fue donada a las de la orden franciscana de San José .  En los 90 el edificio cayó en el abandono para posteriormente  volver  a pasar a manos privadas en 2003.

De la casa se dice que ningún hijo mayor vivirá para heredarlo. Espermos que por el bien de los descendientes del señor Caudwell esto no ocurra.

Visto en : express.co.uk