Los Ángeles de Mons, ángeles en la 1ºGuerra Mundial |

Sábado, 18 de Noviembre de 2017 \ Edición España

'Estoy en el borde de los misterios y el velo es cada vez más y más delgado.'(Louis Pasteur)



Los Ángeles de Mons, ángeles en la 1ºGuerra Mundial

Los ángeles de Mons vistos por M Marcel Gillis

“Y mientras el soldado escuchaba esas voces, vio frente a sí mismo, más allá de la trinchera, una larga línea de formas, con aureolas resplandecientes a su alrededor. Eran como hombres que llevaban arcos, y luego de un grito, lanzaron su nube de flechas, silbando y zumbando a través del aire, hacia la masa de alemanes.” (Arthur  Machen )29/09/1914.


mons-angels-recreacion

Representación de los Ángeles de Mons



Los ángeles custodios o imágenes de seres no humanos que en un momento de necesidad interceden a favor de uno u otro bando  viene de muy antiguo. Lo que ha leido amigo lector se trata de un breve fragmento de un cuento llamado The Bowmen (El Arquero) y  publicado en el periódico inglés The Evening News un 29 de septiembre de 1914. En esta breve pieza,  que pude encontrar íntegra, y  que puede leerse en una traducción en castellano en el siguiente LINK , Arthur Machen cuenta una historia que por su naturaleza paranormal no trascendió por los cauces oficiales y que él recogía en su artículo.

Arthur Machen, el autor de El Arquero

Arthur Machen, el autor de El Arquero

Según el autor galés, durante una de las múltiples batallas acontecidas durante la primera guerra mundial, unos 500 soldados británicos, supervivientes de una cruenta batalla, intentaban replegarse ante el empuje de 10.000 soldados alemanes. La situación era desesperada y los quinientos hombres sabían que su fin estaba cerca. Uno de ellos por aquellas extrañas situaciones que se dan, comenzó a recordar el dibujo de los platos de un desconocido restaurante vegetariano de Londres. En toda la vajilla, de color azúl, la figura de San Jorge aparecía dibujada acompañada del siguiente texto, que casualidad o no, el soldado que además de soldado era estudiante y sabía latín supo interpretar. “Adsit Anglis Sanctus Geogius” (que San Jorge ayude a los ingleses).

Durante el fragor de la batalla y en su desesperación nuestro estudiante grita la frase al enemigo mientras dispara. Pero algo ocurre. Poco después, un silencio sobre natural en el campo de batalla acompaña la aparición de unos seres luminosos parecidos a arqueros que comenzaron a diezmar las filas enemigas.


Los ángeles de Mons vistos por M Marcel Gillis

Los ángeles de Mons vistos por M Marcel Gillis

La historia, totalmente inventada fue tomada al pie de la letra por muchos de los lectores del The Evenig News. ¿Los motivos? Muchos y variados. He aquí tres de ellos:

-Inglaterra se enfrentaba  por primera vez contra los alemanes en el conflicto armado el 23 de Agosto de 1914 en el Occidente de Bélgica, concretamente en Mons,  intentando rechazar a los alemanes que en plena expansión intentaban invadir el país a la vez que hacían los propio con Francia.  Debido a que el número de efectivos germanos era mucho mayor que el británico, estos tuvieron que retroceder atropeyadamente apenas un día después de su puesta de largo.  Aquello sin duda fue un duro golpe para los británicos que temían que aquella derrota fuera tomada como debilidad.

-La historia nunca fue etiquetada como cuento por The Evening News. Eso unido que en la misma edición del periódico si aparecía un artículo por un autor diferente bajo el título “Nuestro Cuento” llevó a la confusión sobre el origen de la historia.

-Por otra parte la narración contenía muchos detalles, lo cual hacía que fuera bastante realista.  El número de soldados. La descripción de la batalla. La aparición sobrenatural, que para más detalle se trataban de los famosos arqueros británicos que participaron en la Batalla de Agincourt (una gran victoria de los ingleses en las Guerra de los Cien Años) liderado nada más y nada menos que por el propio San Jorge. Todo ello hacía que la narración fuera redonda  y un buen germen para generar una historia de mitos y leyendas como lo que después ocurriría.


mons

Otra representación gráfica de los llamados Ángeles de Mons

En una sociedad deprimida y agobiada por las continuas víctimas que la guerra se estaba cobrando una historia así fue lo que hoy podríamos denominar “Trending Topic”.  Inmediatamente llegaron a manos del autor peticiones de datos, reimpresiones y más aclaraciones. Arthur Machen, el cual se quejaría por el poco beneficio que sacó después de tanto revuelo con su historia, aclaraba una y mil veces que aquella historia era ficticia y que si bien podían reimprimirla no podía ofrecer más datos que aquellos que había generado su imaginación.  Pero el rumor era imparable y las historias que se iban agregando a cada cual más increible agrandaban la leyenda. Algunos aseguraban que incluso los alemanes caían fulminados por flechas invisibles pero cuyas incisiones aparecían en las ropas de los desafortunados soldados.


Portada de El Arquero y otras leyendas de la guerra

Portada de El Arquero y otras leyendas de la guerra



Viendo que el tema se le había escapado de las manos y cansado ya del tema el propio Arthur Machen escribió  The Bowmen and other legends of the War (El arquero y otras leyendas de la guerra) en agosto de 1915 y que fue publicado en Nueva York por  la editorial Hijos de G.P. Putnam. (Si el lector tiene curiosidad Google tiene escaneado el ejemplar y lo puede encontrar en el siguiente LINK) . En un largo prólogo Machen intentaba explicar que toda aquella era una invención y que si bien había testimonios (ninguno demostrado) su historia era totalmente ficticia.

Parecía que mi ficción luz había sido aceptada por la congregación de esta iglesia particular, como el más sólido de los hechos; y fue entonces que comenzó a darme cuenta de que si yo había fracasado en el arte de las letras, que había logrado, sin darse cuenta, en el arte del engaño. Esto sucedió, diría yo, en algún momento en abril, y la bola de nieve del rumor de que a continuación, se estableció la rodadura ha estado rodando desde entonces, cada vez más grande y más grande, hasta que ahora está hinchada a un tamaño monstruoso.(Arthur Machen, Introducción a los arqueros y otras leyendas de la guerra )

De hecho algunos de aquellos testimonios no hablaban de arqueros si no de Caballería espectral y nunca durante la batalla, pero eso es otra historia.  El hecho es que el libro tuvo su contra réplica en un ejemplar titulado ‘En el lado de los Ángeles: Una respuesta a Arthur Machen’ (Londres 1915). Y por supuesto, hubo artículos y publicaciones de todo tipo en revistas y folletos de temática espíritista muy emboga por aquel entonces tal y como hablé en el artículo sobre Sir Arthur Conan Doyle. De hecho, las conclusiones a las que llegó  la Society for Psychical Research (Sociedad para la investigación psíquica ) a la cual  pertenecía el padre de Sherlock Holmes pese a una credulidad potencial lo dejaban claro:

“No hemos recibido ninguna en absoluto, y del testimonio de segunda mano que no tienen ninguno que nos justifique en asumir la ocurrencia de cualquier  fenómeno paranormal”

Algunos estudios posteriores sugirirían que algunos de aquellos testimonios  sobre  ángeles aparecidos tras la publicación del cuento y la posterior bola de nieve podrían haber sido incluso una maniobra de desinformación o de manipulación porque ¿Quién no querría luchar teniendo a ángeles protectores, fantasmas u espíritus de su lado?