Las Momias de Quinto de Ebro, desde dentro parte I |

Martes, 19 de Septiembre de 2017 \ Edición España

'A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.'(Carl Sagan)



Las Momias de Quinto de Ebro, desde dentro parte I


Quinto de Ebro 022

Momía de un sacerdote. Foto: noticiasdelmisterio.com

Hace unos años durante unas obras de acondicionamiento dentro de la Iglesia de la Asunción fueron halladas más de medio centenar de cuerpos en el subsuelo del templo. Debido a las especiales condiciones ambientales, los cuerpos han sufrido un proceso de  momificación natural. Gracias al impulso del ayuntamiento se realizaron tareas arqueológicas en el lugar y hoy en día se realiza un estudio sobre las momias por parte de expertos. Noticias del Misterio les acompaña durante dos días en sus indagaciones en primera línea de investigación.

Iglesia de Quinto

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Foto: noticiasdelmisterio.com

La  Iglesia de la Asunción  se encuentra en la localidad de Quinto de Ebro, en la provincia de Zaragoza. Frente el templo me encuentro con Elena Vázquez(Conservadora de las colecciones de complementos de indumentaria en el dpto. de investigación del Museo del Traje. CIPE.), Mercedes González Fernández (Directora del Instituto de Estudios Científicos en Momias – IECIM ), y Juan Ignacio Navarro Gil, reportero de Cuarto Milenio.  Tras una fugaz comida nos encaminamos de nuevo a la iglesia para comenzar con la investigación. El templo fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO el 14 de Diciembre de 2001 y presenta un aspecto externo más que aceptable gracias a las sucesivas restauraciones externas que se han llevado a cabo en la fachada de esta iglesia cuya construcción  se remonta al siglo XV .

El interior es otra historia. La iglesia se encontraba en plena reforma cuando se comenzaron a localizar las momias. Las huellas del estudio arqueológico se dejan notar con pequeñas fosas excavadas en el suelo donde se puede distinguir en la tonalidad del suelo las diferentes épocas de los enterramientos. En un principio podrían pertenecer a finales del siglo XVIII y XIX pero las investigaciones como a las que asisto podrían confirmar dicho punto.

Quinto de Ebro 008

Detalle del interior de la iglesia Foto: noticiasdelmisterio.com

 

Las momias se encuentran en una capilla adyacente a la nave principal y que se ha acondicionado como improvisada morgue. Un pequeño foco ilumina la pequeña habitación. En el interior  la humedad reinante mezclada con el calor hace que la atmósfera sea axfisiante y pronto comenzamos a sudar.  Nacho y Mercedes colocan sobre unos palets apilados que hacen de mesa, la primera momia. Mientras hago fotografías en las partes donde Elena me indica pregunto a Mercedes acerca de la conservación de las momias.

Quinto de Ebro 012

Nacho y Mercedes observan una de las momias. Foto: noticiasdelmisterio.com

-Pensaba que las momias se conservaban peor con la humedad.

-En realidad no. Depende mucho de la momia y donde fueron encontradas. Hay momias que están habituadas a una humedad relativa muy alta, con lo cual hay que tener mucho cuidado al manipularlas. Si las llevamos a un sitio más seco y las colocamos de golpe allí  la piel se contraerá. Pero si las devolvemos a su lugar de origen una vez realizado el estudio, la humedad las volverá a hinchar y esa tensión de contracción, expansión es lo que hace que se destruyan. Lo mejor para estos casos es ir controlando el porcentaje de humedad y reducirlo o aumentarlo poco a poco para evitar este tipo de esfuerzo.

Quinto de Ebro 014

 

Me asombra que algunos de los ataúdes que vamos viendo tenían una bonita decoración pintada en sus laterales. Colores blancos verdes y rojos con motivos florales son los más comunes. Otros sin embargo están en parte desintegrados debido a la humedad y a los insectos.  Mercedes y Elena se fijan con atención en cada detalle. Varios pececillos de plata (Lepisma saccharina – insectos parecidos a los ciempiés y de color plateado) aparecen al mover uno de los ataúdes.

pececillo de plata

Pececillo de Plata. Foto Wikipedia

-Eso no es bueno.- Dice Elena Vázquez.

-¿Porqué?- le pregunto.

-Son animales que devoran los tejidos de las ropas. Les encanta la lana y pueden crear un gran destrozo en la ropa, especialmente en esta tan antigua. -Dice mientras observa el hábito desgastado pero bien conservado de un monje.

-¿Y cómo se les combate?- vuelvo a preguntar

-Solemos usar feromonas. Trampas para matar a los machos y así las hembras no consiguen reproducirse. Mira, ¿ves?

 

Elena levanta un poco un fragmento de tela que tiene un gran agujero en medio.Observo con curiosidad el bicho corriendo por la madera. Parece mentira que un insecto tan pequeño pueda provocar semejante desastre. Pero no es el único insecto que se puede encontrar en las momias. Cáscaras de escarabajos, nidos de araña y pupas de larva aparecen bajo las viejas telas. Mercedes recoge cuidadosamente muestras de todas ellas para llevarlas a analizar.

 

-Han utilizado CO2 para desinfectar la zona pero no ha debido ser bastante. – Comenta Mercedes.

 

Unos periodistas del Heraldo de Aragón hacen presencia y se disponen a entrevistar a Elena y Mercedes. Durante esos minutos aprovecho para caminar por el resto de la iglesia. Unas rampas dan paso a los distintos niveles de la excavación. Hay que pisar con cuidado dado que el terreno es irregular y ataúdes, huesos y restos de cráneos están a ras de suelo.

foto:noticiasdelmisterio.com

foto:noticiasdelmisterio.com

 

En una esquina aparece una pequeña calavera de piedra que observa curiosa a los intrusos. Elena me aclara que probablemente ese no fuera el emplazamiento original de la pieza.  En un hueco,  una mandíbula inferior aparece semi enterrada,  como si estuviera buscando el resto del cráneo al que pertenecía.

 

Quinto de Ebro 007

foto:noticiasdelmisterio.com

 

Mercedes,  que ya ha acabado la entrevista con el periodista se me acerca con algo en la mano. Son algunos de los restos óseos que ha encontrado en la iglesia.

Quinto de Ebro 009

Alguno de los restos esparcidos por la iglesia. Foto: noticiasdelmisterio.com

 

-Me dan pena que se extravíen…

Y  los coloca cuidadosamente sobre una baldosa de piedra junto a otros que ya había localizado para clasificarlos posteriormente. Un acto profesional pero quizás baladí contando la cantidad de restos que nos rodean y los escasos  recursos existentes. En una de las paredes excavadas  aparece aún un ataúd encajado con los restos de lo que parece un infante de corta edad. Las maderas carcomidas casi han desaparecido pero la tierra húmeda colindante todavía conserva la forma del féretro.

-Mira mira, esto es la cabeza de un fémur  y esto la mandíbula de un adulto, se ve en el desgastes de las muelas. Y tiene sarro, eso nos puede dar pistas de su dieta.

Dice Mercedes emocionada mientras me muestra las piezas dentales.

– Y este otro seguramente era un adulto con algo de artrosis. –

Yo miro a la experta ensimismado, intentando empaparme de todo el conocimiento que pueda. Mentiría si digo que no disfruto haciendo este tipo de reportaje aprendiendo de gente con tanta sabiduría acumulada.

Quinto de Ebro 010

Restos Óseos Foto: noticiasdelmisterio.com

 

Continuamos con la investigación. Una gran mayoría de las momias se tratan de niños pequeños en diferente estado de conservación . Mercedes comenta que el estado de las momias se ha degradado bastante desde la última vez que las vió. Sobrecoge ver los cabellos rubios de unos de ellos brillantes como si le hubieran enterrado ayer. Su rostro plácido aún conserva las pestañas y tienen las manos puestas sobre el pecho. Al analizar las momias descubro que las solían entrelazar los dedos y atarles las muñecas y los tobillos para inmovilizarlas.

Quinto de Ebro 004

Bebé que conserva el traje y el cabello en un estado excelente. Foto: noticiasdelmisterio.com

Elena se queda observando un viejo calzado de una de las momias.

-¿Te has fijado que no tiene hebillas?

Miro con curiosidad iluminando con la linterna para comprobar que efectivamente la hebilla de los zapatos han desaparecido al igual que ocurría en otras momias.

. ¿No los enterraban con hebillas?

-Bueno posiblemente eran reusables y valían dinero.  Por favor, haz una foto a las suelas cuadradas. Son un buen dato para datar.

-¿De cuando crees que podrían ser las momias?

-Probablemente de entre el siglo XVIII y XIX pero hasta que no hagamos el estudio completo no lo sabremos con certeza.

 

Las horas van pasando en el interior de la iglesia mientras desfilan los cuerpos ante mí objetivo. Mercedes descubre restos de cal en uno de los cuerpos. Un bebé que tiene las mejillas oscurecidas y con un agujero en una de las piernas.  Parece que hayar los restos de cal es una señal.

-¿Qué significa que posiblemente sean restos de cal?

-La cal se usaba cuando existía algún tipo de epidemia para enterrar a los cuerpos. En esta época hubo una de cólera.  Voy a recoger unas muestras para confirmar que es cal. ¿Puedes fotografiar la herida por favor?

Me ajusto la mascarilla por seguridad y me inclino sobre el cuerpo para disparar una ráfaga de fotos. La amable alcaldesa de la localidad, doña Digna Bes Laga, una mujer menuda pero enérgica,  se pasa a saludar y a interesarse por el estado del estudio. Le pregunto acerca del destino final de las momias, pero eso parece tan enigmático por el momento como el porqué de semejante estado de conservación. La  iglesia pasó a titularidad municipal en 1998 pero debidos a los recortes es complicado afrontar un gasto como el que requiere el mantenimiento de las momias por el pequeño municipio exclusivamente.

En el momento que estamos analizando los restos de una niña pequeña el foco de la habitación se apaga. El generador parece que se ha recalentado y quedamos iluminados junto a la momia tan sólo con el potente haz de mí linterna de 2000 lúmenes. Ya es tarde así que decidimos continuar al día siguiente.

Afortunadamente parece que las temperaturas generales han bajado y el ambiente dentro de la iglesia es menos sofocante.  Elena consulta el diario de excavaciones analizando las fotografías. Descubre una momia que podría ser interesante debido a que se trataría de un sacerdote pero de un nivel más altos que los monjes que hemos ido viendo. Pero la momia nº2 no aparece.

-Puede que esté al fondo del todo-  Comenta Nacho mirando al fondo de una de las estanterías en las que se acumulan varios cuerpos.

 

Abrimos varias cajas con restos. Mercedes intenta completar un craneo fragmentado dentro de una de las cajas. Tan sólo son restos óseos pero que no presentan ningún interés práctico. A continuación Nacho y Mercedes comienzan a sacar varias momias de monjes. Me sigue fascinando como se conserva el pelo y como brilla. Las uñas parecen que han crecido y le pregunto al respecto a Mercedes.

-En realidad no crecen. Es la piel que al retraerse muestra la base de la uña.

Mira inquieta una de las momias. Le extraña que no tenga bello en la cara y el tamaño de sus manos.

-Puede parecer raro, pero parece una mujer.

-¿Con hábito de monje?

-No sé, es raro.

Elena toma nota de la vestimenta de la momia y pasamos a la siguiente. Esta también pertenece a otro monje, pero en este caso el vello facial si que está presente muy claramente.

-Ves, por eso me resulta tan extraño la otra. Fíjate en las manos, mucho más grandes.

Observo con atención los detalles. Elena también me indica que parece que el uniforme también es distinto.

 

En una de las momias Mercedes detecta un agujero. Aparecen en su interior restos de plástico. La miro desconcertado por semejante anacronismo. Con unas pinzas comienza a extraer los pequeños fragmentos hasta hallar al culpable. Un ratón ha quedado petrificado en el interior de su nido hecho dentro del propio cadáver.  Ver para creer.

La siguiente momia a la que cariñosamente la apodan Van Gogh por la barba pelirroja que aún conserva presenta un estado de conservación reseñable. Parece un monje dormido y que puede despertar en cualquier momento.  En la túnica aparece cosida un pequeño trocito diferente de tela respecto al hábito.

Quinto de Ebro 021

La momia “Van Gogh” Foto: noticiasdelmisterio.com

-¿Por qué podría ser? – pregunto mientras enfoco con la cámara a la pequeña pieza de tela.

-Quizás podría ser una suerte de relicario, o los restos de un hábito anterior.

Me llaman la atención las sandalias de cáñamo que aún permanecen unidas a su propietario. Hay algunos tipos de calzado que no han evolucionado tanto pienso.

Quinto de Ebro 023

 

Cuando llegamos al último cuerpo ya es casi la hora de comer. Y cómo si fuera un juego del destino, la última momia, en el último estante que analizamos es la famosa nº2.  Su aspecto estremece. La boca entreabierta, y con la cabeza que se suspende en el aire por si misma en el aire nos observa. Elena pide prestado un pincel para quitar la tierra acumulada sobre la casulla. Aún quedan restos del bordado original y ven de nuevo la luz después de más de doscientos años. Fascinado disparo ráfagas de fotos mientras Elena sigue quitando tierra suavemente tratando de no dañar la frágil tela. En un momento dado un ligero resplandor dorado  se refleja con la luz de mí linterna. Se trata de una filigrana dorada que bordea parte de la pieza textil. También aparece un bonete (una especie de sombrero como el que usan los sacerdotes) y que si bien su estado se ha degradado muchísimo sobre las fotos tomadas por los arqueólogos, todavía se pueden distinguir  perfectamente los dibujos del bordado. De nuevo levanto la cámara y miro por el visor. Es lo más parecido a mirar la historia a través de un agujerito.  El estado de conservación es tan bueno que Mercedes admite que se podría exponer sin problema. Elena mientras tanto ha localizado los restos de una hebilla. Esta claro que siempre ha habido clases.  Nacho aprovecha para junto a Jorge, el cámara que había llegado, para tomar unos planos y fotografías. Cansado pero satisfecho doy por finalizada la investigación y me despido de los expertos con la sensación de haber podido participar de algo importante.

Me gustaría agradecer tanto a Mercedes como a Nacho y Elena la amabilidad con la que me han tratado y ayudado para realizar este reportaje. Muchas veces, no se valora este trabajo silencioso que es el que llevan los investigadores. Los grandes titulares con impactantes hallazgos son un reconocimiento efímero al trabajo duro y diario que realizan estos profesionales. Desde aquí vaya todo mi humilde reconocimiento. Por otra parte, el estado de las momias según he podido comprobar in  situ ha sido el de una lenta pero inexorablemente degradación  debido  a las pobres medidas para su conservación debido a la falta de medios . Es importante que los poderes que tengan capacidad de reacción actúen antes de que esta parte de la historia se degrade tanto que sea irrecuperable y además que lo hagan de forma Urgente.