La casa del duende o el marido de la viuda |

Lunes, 25 de Septiembre de 2017 \ Edición España

'Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer.'(Antoine De Saint Exupery)



La casa del duende o el marido de la viuda


No lo puedo remediar. Soy un apasionado de las hemerotecas. Son como una ventanita a un tiempo pasado, un Delorean que nos permite viajar a otras épocas. Las hemerotecas capturan ese momento mejor incluso que una fotografía porque en sus líneas se mantiene esa vivezas que las hace únicas. Son historias de su tiempo.

Lo que hoy traigo a la mesa de redacción de noticias del misterio es un artículo extraído del diario ABC fechado el 1 de Agosto de 1907. En este breve se narran los hechos que estaban aconteciendo en  el  barrio Lavapíes en Madrid donde un supuesto duende o fantasma está atemorizando a la  vecindad. A continuación, el artículo se centra en lo ocurrido en una de las viviendas  la noche del viernes. Al parecer la mujer, que había enviudado, oyó como si llamaran a la puerta. Al ir a abrir, como el atento lector supongo abra sospechado, no encontró  a nadie. A continuación  de la cocina de la vivienda vino un fuerte ruido como si se rompieran platos y vasos. Al acudir la señora, no halló a nadie pero sin embargo si encontró  los garbanzos que tenía en un puchero fuera del mismo.  La historia sobre los hechos continúa al día siguiente sábado  cuando  dos testigos se unen a esta historia. El hijo de la mujer y su esposa pernoctan tranquilamente en una de las habitaciones de la casa cuando algo y alguien le golpea en las espinillas. Sobre saltado se levanta y acompañado de su madre y de su  esposa comienzan la búsqueda de lo que quiera que le haya golpeado.  En el dormitorio de la madre se comienzan a escuchar gemidos y lamentos provenientes de debajo de la cama.  Ante tal fenómeno los presentes quedan aterrorizados. El supuesto espíritu solicita la presencia de la mujer a solas en la habitación así que la madre entra. Una vez dentro el supuesto ente se presenta como el fallecido esposo y le advierte que  un gran peligro acecha al hijo y que debe protegerle de él  además de recomendarle que , literalmente, “conservate buena”. Ella accede siempre que  él no vuelva a lo que el espíritu da su palabra de honor. El artículo finaliza con que no se han podido aclarar los hechos  y que pese a la presencia de dos guardias de orden público  que el comisario del distrito había enviado a investigar no se obtuvieron más incidencias. También se añade el dato de que la mujer sufría de ataques epilépticos y que un gato del segundo piso está enamorado fervorosamente de una gata de la viuda.

Me llaman la atención varias cosas. Por una parte como se narran los hechos ya que el artículo incluye los diálogos trascritos tal como supuestamente se dijeron tanto de la mujer como del fantasma. Por otra parte, un fantasma que viene avisar que el hijo corría un grave peligro (depués de haber recibido un garrotazo presuntamente del mismo que ahora avisaba) no me deja de resultar curioso. Pero más curioso es la preocupación del marido de que su mujer se mantuviera fiel tras su muerte.  Nunca podremos saber si fue un gracioso, un hecho paranormal lo que ocurrió en esta casa en 1907. Lo que si sabemos que este artículo lo recojió para que gentes como tú lector, puedan disfrutar de él más de cien años después.  Eso sí, sigo sin entender que hacían los garbanzos fuera de la cazuela.

Para leer el testo original podéis pinchar aquí.

Fuente ABC

Fuente ABC