Fantasma roba la ropa interior de una mujer |

Domingo, 23 de Julio de 2017 \ Edición España

'Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas.'(Albert Schweitzer)



Fantasma roba la ropa interior de una mujer


Pauline en su casa

Fuente Imagen: http://www.express.co.uk

Cuando leí esta noticia no supe muy bien como clasificarla. Bulo, broma, expediente XXX. Tras meditarlo he decidido incluirlo en la sección de singularidades. Una especie de cajón desastre para las noticias de dificil clasificación.

La historia es la siguiente. Pauline Hickson de 58 años se ha tenido que mudar hasta en siete ocasiones de domicilio debido a que un supuesto ente está obsesionado con ella y con su ropa interior. Pese a que la noticia despierte la sonrisa y suspicacía de más de uno, lo cierto es que de ser cierta resulta curioso la obsesión de dicho espíritu con la ropa interior dado que incluso se ha llevado alguna de las prendas íntimas de esta mujer. Para añadir más misterio el fantasma tras desordenar la ropa de la desdichada mujer usaba su ducha tal y como ella declara.

Yo había llegado a casa del trabajo y todas mis cosas habían sido revueltas. […]Mí ropa interior estaba desapareciendo y alguien había estado en mí ducha[…] todas las ventanas estaban empañadas y la ducha todo mojada.

Los hechos comenzaron al mudarse Pauline a un bungalow en North Hull. Varias semanas después de instalarse las presencias comenzaron a hacerse notar en forma de sombras que se deslizaban en la pared , arañazos a través de las puertas, subidas y caídas de temperatura inexplicables.
Debido al terror que tenía la mujer decidió cambiar de residencia pero los fenómenos la seguían haya donde fuera.

Estaba demasiado asustada para ir a casa […] Pasé la mayoría de las noche en un hotel.

Pero allí también la ropa interior de la mujer aparecía esparcida por la habitación. Finalmente decidió mudarse a Cambridge y de ahí regresar a North Hull.
La gota que colmó el vaso de Pauline fue una vieja nota de un médico de la época en que se mudó al bungalow apareció en su nueva vivienda. Desesperada se puso en contacto con Steve Kneeshaw, que puso a la mujer en hipnoterapia combinado con un exorcismo. Los resultados se dejaron notar inmediatamente. Según este hombre, pudo ver a un niño de unos catorce años junto con un hombre pasar volando junto a él.

La mujer piensa que ambos espíritus podrían estar asociados a un tocador antiguo que compró y que contenía una tarjeta de aniversario de bodas de rubí y efectos personales. El caso ha terminado felizmente tras el tratamiento del hipnólogo y la mujer y su ropa interior a recuperado la tranquilidad.

No obstante no me dejo de preguntar si los fantasmas del niño y el hombre eran los causantes del fenómeno, como y para qué querían la ropa interior de la señora. También me desconcierta el tema de la ducha aunque si es cierto que la fenomenología de grifos que se abren solo es relativamente común. Otro punto interesante es saber si el exorcismo usado como placebo fue una maniobra de Steve Kneeshaw para tranquilizar la mente de la mujer posible causante de los fenómentos.  Lo que si es curioso es la fijación de estos espíritus con la ropa íntima. Misterioso es el otro lado.

Fuente: http://www.express.co.uk