Exposición Cuarto Milenio |

Domingo, 23 de Julio de 2017 \ Edición España

'Los misterios no son problemas insolubles, sino realidades no objetivables, pero que al estar inmersos en ellas nos iluminan.'(Gabriel Marcel)



Exposición Cuarto Milenio


El pasado lunes Noticias del Misterio tuvo la oportunidad de visitar la Exposición de Cuarto Milenio en la Casa de América. Al final de la entrada encontraréis un video resumen de la misma.

comprar-entradas-cuarto-milenio-madrid-iker-jimenez-noches-de-misterio_MDSIMA20141211_0127_1

Situada en el centro de Madrid este antiguo palacete conocido como Palacio de Linares era un marco inigualable para la expo, dadas las leyendas de fantasmas que circularon (y circulan) sobre este emplazamiento.
El acceso a la exposición se realizaba por la calle lateral Marqués del Duero. Pese que el acceso era con entrada y en grupos más o menos reducidos ya había una nutrida cola quince minutos de la hora señalada. En mí caso, las cuatro y media de la tarde. Puntualmente se permitió el acceso al público.
Nada más pasar el control de la entrada y a mano derecha se había habilitado una habitación como tienda de la exposición. Dado el poco tiempo de que disponíamos para la visita dejé el hechar un vistazo hasta mí salida. Justo antes de subir las escaleras que llevan a la primera planta de las dos de las que se compone la exposición , sendas maquetas de barcos nos recibían  en el descansillo.
En la primera sala visitamos  el caso por excelencia en el mundo del misterio patrio. Las caras de Bélmez aparecen en el fantástico decorado que Juan Villa recreó para cuarto milenio. Sobre el falso cemento aparecen las replicas de las conocidas caras que desafiantes miran a los visitantes. En una de las paredes, recortes de periódicos de las distintas épocas del longevo misterio nos hablan de las diferentes posturas ante la caras. En una vitrina una réplica del cuaderno de campo de Iker Jiménez sobre las caras y dos fragmentos del cemento de original . En otra vitrina los experimentos realizados para intentar imitar el proceso de “fabricación” de las caras.

Cambiamos de sala y los “visitantes” nos reciben con sus rostros , alguno de ellos terribles. Puestos en fila, silenciosos, observan a los visitantes pasar.  Una maqueta de gran formato del Titanic invita al visitante a viajar hasta las profundidades del mar. Junto a ella , alguno de los inventos del genio del renacimiento Leonardo Da vinci. Un poco más a la izquierda nos encontramos con algunos trajes inquietantes de inventores españole, algunos de ellos  parecen surgidos de la mente de  Lovecraft. En el centro y laterales de las paredes también nos permite viajar al futuro. Un futuro de millones de años donde las criaturas que actualmente conocemos  ya no existen. Ni siquiera el hombre existe.  Aves gigantes, seres de pesadilla se agolpan junto animales criptozoologicos como sirenas.

En la planta superior la oscuridad se cierne. El Pazuzu desde una esquina y con su imponente presencia hace que las voces de las personas bajen de intensidad. También los antiguos muñecos vudú con sus cuerpos llenos de clavos hacen que un escalofrio recorra la espalda de aquel que se para unos segundos a contemplarlos. Desde detrás de su caja protectora, Anabel observa con una sonrisa a los niños que se le acercan a ella y su peculiar corte de muñecos encantados.  Y la oscuridad se vuelve más profunda al pasear entre los  elementos de tortura, como el toro de fuego y la rueda.  Miro absorto la recreación de la vampiresa de barcelona. Increible trabajo del equipo de Prometheo. En la última sala, un corro de chamanes de distintas partes del globo nos reciben.Ellos eran  los contactados con otros mundos.  En un rincón  de la sala un hombre de las cavernas se encuentra rodeado de ojos curiosos. Junto a él máscaras con miles de años. ¿Qué ritos esconden?¿Cual era su significado? ¿Qué representarían para los hombres que las realizaron? Cientos de preguntas se despiertan (miro a mí alrededor y creo no ser el único que se las plantea al ver todas aquellas piezas).

La hora ha terminado y el guarda de segurdad desaloja las salas. Es bonito ver que la gente aún tiene curiosidad, ya no solo del misterio, si no por las civilizaciones antiguas, la ciencia… esa curiosidad que impulsó al hombre a ir más allá de lo que cualquier ser vivo había hecho antes. Juan Villa y su equipo de Prometeo da forma a los sueños de Iker Jiménez. Porque esta exposición no lo olvidemos es un sueño cumplido de Iker Jiménez y Carmen Porter que ahora tenemos la posibilidad de compartir. La exposición viajará presumiblemente por toda España y será un evento único para todos aquellos que quieran acercarse a ella. Se lo aseguro. Sólo hay que ir con ojos de niño.