El Papa falsamente incorrupto |

Domingo, 23 de Julio de 2017 \ Edición España

'Estoy en el borde de los misterios y el velo es cada vez más y más delgado.'(Louis Pasteur)



El Papa falsamente incorrupto

juan XXIII

Los operarios , estremecidos, se arremolinaron alrededor del féretro abierto. Habían sido cerca de diez horas las que les había llevado la apertura del sarcófago de mármol y de los tres féretros que contenía hasta acceder al cuerpo del nuevo beato. El procedimiento era claro, el cadáver debía pasar el perceptivo reconocimiento canónico antes de ser expuesto al culto.  Tras abrir un primer contenedor de madera de olmo y  desprecintar un segundo de plomo los allí presentes no podían creer lo que encontraron al  abrir el tercero y último ataúd de madera de ciprés. Allí, en las Grutas Vaticanas, a 3 metros bajo el subsuelo de la basílica de San Pedro el rostro intacto de Juan XXIII parecía como dormido.  Era como si lo hubieran sepultado ayer mismo pese haber pasado 38 años. Los prelados de la iglesia allí presentes se miraban y murmuraban. Nadie osaba decir la palabra pero aquel rostro incorrupto solo podía significar una cosa. Milagro.


juan XXIII

El rostro de Juan XXIII embalsamado. Foto: rob-sheridan.com

El 16 de enero de el año 2001, cuando se exhumaran los restos de Angelo Roncalli, más conocio como el Papa Juan XXIII o el Papa Bueno se descubrió que su rostro aparecía incorrupto.

“El rostro del beato está íntegro, con los ojos cerrados y la boca ligeramente entre abierta, con los rasgos que recuerdan inmediatamente la fisionomía familiar del verenado pontífice.” (fragmento del informe tal y como recogieron medios de la época)

Aquella primera noticia difundida en el informe que el propio Vaticano había realizado de la exhumación corrió como la pólvora y muchos medios de comunicación internacional se hicieron eco de la noticia.


Juan XXIII

Juan XXIII

Por ejemplo el diario EL PAIS recogía la noticia el 24 de marzo de ese mismo año con el siguiente titular: El rostro del papa Juan XXIII permanece intacto 38 años después de la muerte.  Un día después y en el mismo diario apareció el siguiente titular :”El Vaticano dice que la cabeza de Juan XXIII se conserva intacta. Era obvio que aquella sensacional noticia no podía ser desaprovechada por la curia romana que siempre guardando la compostura dejaba entrever la posibilidad del milagro. Es el caso de las declaraciones de Angelo Sodano en aquel entonces Cardenal secretario de Estado que afirmaba de esta manera:

“no se puede descartar una acción milagrosa”

Muy querido entre los fieles, este pontífice que había fallecido en el año 1963 víctima de un cáncer de estómago había sido beatificado por Juan Pablo II en septiembre del año anterior. Al igual que se había realizado con el cuerpo de Pío X  se procedió a el reconocimiento canónico que constaría de los siguientes puntos  tal y como se recoge en el documento

INSTRUCCIÓN SOBRE EL PROCEDIMIENTO INSTRUCTORIO DIOCESANO
O EPARQUIAL EN LAS CAUSAS DE LOS SANTOS:

Título I. Autenticidad
Título II. Conservación
Título III. Preparación de las reliquias
Título IV. Traslado

Al abrirse el sarcófago se atestiguó el excepcional estado de conservación del pontífice. Lo que a todas luces se pensaba como milagro dado que se sostenía la teoría de que el  cuerpo no fue embalsamado  cayó bajo las declaraciones de Gennaro Goglic.


Gennaro Goglia. Foto: G. Giulliani

Gennaro Goglia. Foto: G. Giulliani

Gennaro Goglic, era médico en el Hospital Gemelli de Roma cuando sucedió el óbito del Papa. Él era el inventor de un milagroso líquido de embalsamamiento y que sería responsable del excepcional estado de conservación del cuerpo del difunto. Fue el propio Goglic el que  en declaraciones a la revista católica Famiglia Cristiana desmontaba el mito alrededor del cuerpo de Juan XXIII.

“Yo sabía de la radio. Yo estaba en la universidad. Llamé a casa para decir que no esperen esa noche. Me dijo que tenía que permanecer en el laboratorio.Tuve que mantener el secreto y no hablé incluso con mi esposa.Creo, sin embargo, que ella sintió algo. Un coche del Vaticano llegó a recogerme a las siete de la tarde. Cargamos todo el material. Subí al apartamento papal. Los dos hermanos Gusso, camareros del Papa, nos hicieron esperar en la sala de estar. El cuerpo del Papa había sido trasladado a una habitación contigua al dormitorio […]”

Según su testimonio, acudió al Vaticano con un bidón de 10 litros de su líquido especial y através de un tubo y una aguja larga se le inyectó através de un corte en la muñeca  derecha del papa el contenido preservador. Durante varios días visitó con un pase especial el cuerpo del pontífice para comprobar su  estado y evolución. Por aquel servicio tan delicado y especial no cobró nada pero tampoco tuvo el reconocimiento por parte de la iglesia que “olvidó” invitarle  al reconocimiento canónico, cosa que le molestó sobremanera.


juan XXIII 2

Finalmente se demotró la veracidad de la historia y así fue recogida también de nuevo por EL PAIS el 2 de Junio de 2001: “El misterio aclarado del Papa incorrupto”. Pese a que si se demostrara la existencia del embalsamamiento el rostro de Juan XXIII fue cubierto con una fina máscara de cera para ayudar a su preservación y fue expuesto en una urna de cristal a prueba de balas de 450 kilos de peso bajo el altar de San Jerónimo. Santo por el que sentía especial devoción.

 

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2001/03/24/actualidad/985388401_850215.html

http://elpais.com/diario/2001/03/25/sociedad/985474806_850215.html

http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/csaints/documents/rc_con_csaints_doc_20070517_sanctorum-mater_sp.html

http://elpais.com/diario/2001/06/02/sociedad/991432810_850215.html

http://www.stpauls.it/fc01/0122fc/0122fc32.htm