El gran negocio del ébola |

Martes, 19 de Septiembre de 2017 \ Edición España

'A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.'(Carl Sagan)



El gran negocio del ébola


Ebola

Ebola. Foto: Wikipedia

Si os hablara de las empresas Chimerix, BioCristy o Tekmira seguramente así de pronto no os diría nada. Y sería completamente normal contando que estas empresa no llegarían al centenar de empleados cada una de ellas. Se podría decir que son pequeñas empresas dentro del mare magnum de empresas de Biotecnología que existen en la actualidad. Pero si os dijera que  gracias a la actual crisis del ébola que está azotando el mundo actualmente estas pequeñas empresas han sufrido una revalorización de unos 1100 millones de euros en conjunto, eso ya os llamaría más la atención.

Todas estas empresas cotizan en la actualidad en el índice tecnológico Nasdaq de Nueva York y debido a que el pasado 8 de Agosto la Organización Munidial de la Salud declarara la actual epidemia con la categoría de “emergencia de salud de preocupación internacional” estas empresas se han beneficiado de fuertes inversiones por parte de la Administración estadounidense para el desarrollo de sus patentes.

companies

Compañías con tratamientos para el ébola

En primer lugar nos encontramos con Chimerix que es la fabricante del Brincidofovir. Esta empresa ha subido un 105% el valor de sus acciones incrementando su capital en pocos meses en 575 millones dólares y con un valor actual aproximado de 1122 millones de dólares. Chimerix se vio claramente favorecida por la decisión de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentso e EEUU) de aprovar el uso experimental de su fármaco dado su éxito en pruebas ‘in vitro’.

Le sigue BioCryst Pharmaceutical y su producto estrella el antiviral BCX4430 y que ha incrementado su valor en un 49%, es decir, 454 millones de dólares y cuyo valor total se situaría en 828 millones de dólares.

Tekmira es una empresa canadienses con sede en Burnaby (columbia británica) y que ha incrementado su valor en 366 millones de dólares hasta un total de 530 millones gracias al desarrollo de uno  de los fármacos que más famosos, el TKM-Ébola desarrollado junto al Departamente de Biodefensa de EEUU. Esta empresa tiene un contrato con el Departamento de Defensa de EEUU de unos 140 millones de dólares. 

¿Cómo es posible que haya tantas posibilidades en la actualidad para combatir una enfermedad que se conoce desde hace al menos 40 años? Algunas personas lo tienen claro. El monopolio de las farmaceúticas con sus patentes y su sed de dinero ha impedido que aparezca una vacuna efectiva hasta que han empezado a recibir dinero a raudales. Por otra parte también se ha remarcado que antes el ébola era un enfermedad minoritaria y que basicamente era un problema de áfrica. Sobre este punto el médico liberiano Melvin Korkor que se infectó con Ébola  y pudo sobrevivir no tiene la menor duda.

“Si esta enfermedad existiera en EEUU o Europa, mañana habría una solución para ella.  Hace 40 años todos saben que existe el ébola, pero ¿sabe cuál es el problema? Está en África”

Ahora cuando el problema se ha globalizado es cuando se están comenzando a tomar medidas, algunas de ellas paradójicas. Cómo por ejemplo la tomada por la OMS que cuando antes la investigación de estos tratamientos  experimentales contra el ébola  eran poco éticos ahora son totalmente necesarios.

Peter Piot ( profesor de micro-biología , miembro del equipo internacional que en 1976 descubrió el virus del ébola) ha denunciado este cambio de postura de la OMS ante la enfermedad.

Peter Piot

Peter Piot. Foto: http://www.lshtm.ac.uk/

“Cuando usted tiene una enfermedad que mata 90% de los individuos infectados, creo que es justificable usar desde el punto de vista ético. Una cosa es clara, se tuviésemos una epidemia de ese tipo aquí [Reino Unido],  qué pasaría: habría una convocatoria para usar, lo más rápido posible, cualquier droga experimental”

No obstante en este juego de intereses ocultos hay algo que resulta cuanto menos extraño. Sarepta es una empresa cuyo tratamiento contra el virus ha demostrado una tasa de éxito del  60 al 80 por ciento en monos pero que pese a estos prometedores números dejó de recibir financiación por la Administración americana en 2012. ¿Porqué se ha dejado de lado a esta empresa de la lluvia de millones en financiación?

Por otra parte la tarta es demasiada jugosa para dejarla escapar y son varias las empresas que están dispuestas a reclamar su parte correspondiente. Tal es el caso de Toyama Chemical, filial de la japonesa Fujifilm y su fármaco  Favipiravir  o la británica GlaxoSmithKline(GSK), cuyo según se ha comentado últimamente el compuesto para el VIH Lamivudin que fabrica también  se ha mostrado efectivo para luchar contra la enfermedad. Mappbio que es la fabricante de ZMapp (suero con el que se trataron a los ciudadanos americanos infectados  de forma exitosa pero que no ocurrió lo mismo con el español Miguel Pajares) no cotiza en bolsa pero en el caso de  que así fuera su valor sería enorme.

Mientras todo estos oscuros intereses son jugados en una siniestra partida lo cierto es que la gente sigue muriendo. Mientras, quizás, en algún oscuros sótano  de estas corporaciones tengan una cura lista esperando a ser vendida al mejor postor. Aunque me temo que es no es la única cura que ocultan este tipo de laboratorios esperando su momento…

Datos: El diario, Chimerix.comBioCryst PharmaceuticalTekmira, BBC, Nasdaq