BIG DATA, el nuevo oráculo |

Martes, 19 de Septiembre de 2017 \ Edición España

'Estoy en el borde de los misterios y el velo es cada vez más y más delgado.'(Louis Pasteur)



BIG DATA, el nuevo oráculo


Si os dijera que relación tiene la victoria de Obama en 2012, que Alemania saliera triunfadora  en el último Campeonato Mundial de Fútbol y las previsiones de zonas de conflicto  ¿Cuál sería vuestra respuesta? Exacto, han acertado, el BIG DATA anda cerca.

BD

Visualización de las entradas en Wikipedia realizada por IBM. Fuente: Wikipedia

Se podría decir que gracias a la evolución tecnológica sufrida en el último siglo, se ha producido un fenómeno inaudito en la historia de la humanidad. Esto es, la generación ingente de información. Solamente  en el 2012 se generó tal cantidad de información como la habida hasta entonces en toda la historia de la humanidad. Pero existe un problema.  Tanta información resulta intratable con herramientas tradicionales.  Los datos son información y la información es poder. Así que se podría decir que el Big Data es una mina de oro esperando a que alguien se decida explotarla. De hecho, los ejemplos que acompañaban la cabecera de este artículo demuestran la utilidad que se puede sacar  a este tipo de análisis.

 Cuando en 2012 Obama ganó las elecciones, muchos votantes desconocían que formaban parte de una enorme base de datos en la cual incluía tendencia política, geográfica, intención de voto, poder adquisitivo y un sin fin de datos. Con estos datos se perfiló una de las campañas más potentes de la historia, donde cada votante era buscado de forma personalizada. Esta técnica parece innovadora pero fueron los republicanos los que comenzaron a utilizar esta herramienta haya por el 2004, y fue este manejo de la información la que hizo que  el candidato John Kerry quedara en eso, en candidato. Pero de los errores se aprende, así que los demócratas se pusieran las pilas y comenzaron a crear una gran base de datos de sus potenciales votantes y donantes (no olvidemos que esto último es fundamental si se quiere tener carrera política en EEUU), a través del puerta a puerta de los voluntarios que comenzaron a recopilar los datos e introducirlos en el sistema. Todos aquellos indecisos recibían cartas alentando su intención de voto. Mensajes personalizados llegaban a sus correos. Mientras las redes sociales también jugaban un papel destacado en esta lucha invisible. O cosas tan curiosas como saber si   el candidato ofreciera una cena con una estrella de Hollywood para obtener fondos para su campaña , ¿en que estado y donde recaudaría más dinero?

Barack_Obama

Barack Obama. Foto(wikipedia)

Mientras tanto en el otro bando,  la promesa de  Rommey de disponer de un sistema de análisis de datos en tiempo real para captar en que lugares había más indecisos el mismo día de las votaciones e intentar captar más votos resultó catastrófico. La aplicación (de la cual se dijo estaba pobremente testeada y de nombre Proyecto Orca) falló estrepitosamente, dejando a miles de voluntarios colgados y sin poder acceder a susodicha aplicación. Quizás ese error le privó de la presidencia.

En el pasado Mundial de Fútbol en el que Alemania se nombró campeona del mundo, el  equipo alemán dispuso de un sistema de alta tecnología que analizaba a cada jugador con miles de estadísticas en tiempo real. Cuando comenzaban a cansarse, pulso cardiaco. Pero eso no era todo. El sistema basado en tecnología SAP  era tan increible que era capaz de leer videos grabados de partidos y analizar millones de datos en él.  Basicamente era un sistema que con sus algoritmos de análisis podía decir al entrenador, cuando, cómo y donde atacar.  El resultado y el éxito salta a la vista. Alemania se proclamó vencedora del torneo. Desde entonces, varios equipos importantes (incluidos españoles) se han interesado por este sistema para maximizar resultados. Quizás en un futuro ya ni sea necesario realizar los partidos o las apuestas pierdan su razón de ser.

Pero no todo son intereses privados o con ánimo de lucro. Detrás del Big Data hay algunos que desean un bien común para la humanidad. Se trataría de las iniciativas para el desarrollo de proyectos de detección y alerta temprana.  Estos proyecto perseguirían por ejemplo, actuar ante una plaga antes de que se propague, evitar conflictos que podrían darse dado el análisis de múltiples variables, desarrollo de encimas para curar enfermedades y un largo etc. . .

hunt

Hunt durante su intervención. Foto: gigaom.com

No obstante también hay organismos que si bien persiguen un fin parecido sus motivos pueden parecer más oscuros. Hace relativamente poco , en Marzo del año pasado, el señor Hunt (Jefe de tecnología de la CIA)  se descolgaba con unas declaraciones que a mí personalmente me ponían los pelos de punta:

“Fundamentalmente tratar de recoger todo y quedarse con él para siempre.”

Básicamente decía que se estaba realizando una copia de todo Internet (correos, videos, etc…)  para después poder analizarlo.  Y es que hemos llegado a un punto donde lo importante no es la cantidad si no el análisis de esos datos.

bomba-atómica

Aunque me sigo preguntando, si de alguna forma esos datos masivos que se recopilan y son analizados fueran falsos ¿qué ocurriría?. Imaginemos algo no tan descabellado como una manipulación en Twitter. Se sabe que existen millones de perfiles falsos y que simplemente sirven para aumentar el supuesto prestigio de alguien (véase presidente de los EEUU)  con followers falsos. De hecho es relativamente sencillo comprar estos servicios que se te ofrecen directamente desde la propia red social por sujetos que controlan estos falsos perfiles. Bueno, imaginemos que se comienza a inyectar información falsa sobre una animadversión de la sociedad y de radicales  hacia un país X por parte de otro país. Todo ello controlado tan sólo por un grupo que tiene oscuros intereses en que esto ocurriera. El análisis de la dinámica social haría saltar las alertas sobre que hay un alto riesgo de revuelta e invasión por parte de un país que seguramente no tiene en mente que eso ocurra. Se podría desplegar algún tipo de fuerza militar preventiva por países que manejaran Big Datas  para acotar un evento que ni siquiera era real y que además podría generar otros más reales y violentos.  Ahí lo dejo.

Es lo que tienen los datos, son algo etéreo, tan importante como insignificante pero que sin duda marcarán la historia de la humanidad en los próximos años.  El oráculo al que se consultará en busca de una respuesta que quizás dada la imprevisibilidad del ser humano, nunca ocurra.